Trump se siente amenazado, amplía sistema de misiles de defensa

Como si el mundo  no tuviera suficiente de guerras y conflictos, Trump, beligerante por naturaleza, ha anunciado la ampliación del sistema de misiles de Estados Unidos ante un hipotético conflicto con sus ya conocidos enemigos.

Trump está alerta

Ha anunciado una estrategia para ampliar y modernizar el sistema de defensa contra misiles en vista de los esfuerzos de Corea del Norte e Irán por incrementar su capacidad de ataque.

Una capacidad de ataque letal que por ahora solo cabe en la cabeza de Trump, pero las constantes provocaciones contra  Rusia, China, Corea del Norte e Irán, solo dejan espacio para la prevención y el mejoramiento de sus sistemas de defensa.

El Pentágono en un detallado informe suministrado a la prensa cuenta acerca de los proyectos que llevarían a cabo para salvaguardar la seguridad de los Estados Unidos.

Lo que prima en su agenda

No es un secreto que, para Trump, el tema militar es prioridad en su agenda; el presupuesto proveído al Pentágono es significativo y obviamente el arsenal nuclear no  iba a pasar por alto.

Hablando de lo que significa su sistema de defensa antimisiles se ha referido así: “Nuestro objetivo es sencillo, asegurarnos de que podremos detectar y destruir cualquier misil lanzado contra Estado Unidos desde cualquier lugar y en cualquier momento”.

La verdad es que no se le daba tanta importancia a las posibles amenazas de otros países (obvio incluyan a Rusia, antigua Unión Soviética), desde la Guerra Fría, exactamente para el periodo en que Ronald Reagan  buscaba estrategias para salir victorioso y cómo no, ante el mundo dejó la imagen de ganador luego de buscar acercamientos con el líder soviético Mijail Gorbachov, la caída del muro de Berlín y por supuesto; su lucha frontal contra Muamar Gadafi.

Trump, ¿un paso adelante?

La amenaza nuclear según Trump, podría darse en cualquier momento y para ello pretende fortalecer todo su sistema de defensa y va más allá al decir que  cuando llegó a la presidencia  encontró al ejército “agotado y mermado”, razón por la cual  se hace necesario que este se empodere nuevamente.

¿Abocados a una guerra nuclear?-Contexto

Pero, hagamos el ejercicio acostumbrado y vayamos un poco más allá para ponernos al corriente de la situación. ¿Por qué teme Trump una posible guerra nuclear? ¿Qué ha pasado en el contexto geopolítico para que hoy se esté hablando de una nueva guerra?

Rusia

En uno de nuestros anteriores artículos, exponíamos las preocupaciones de Vladimir Putin ante una guerra nuclear, dado que Estados Unidos no estaba respetando los acuerdos pactados en el pasado y en su lugar, pretendía excluirse de estos. De todas maneras, Putin hace lo propio anunciando también el poderío de sus armas nucleares.

Irán

Trump argumenta irrespeto por parte de naciones como Irán, a la cual se le están dando demasiadas garantías para que siga adelante con su programa nuclear para la elaboración de armas, entre otros beneficios.

Tajantemente decidió romper los acuerdos pactados en 2015 con Irán para cerrar por completo la brecha en mayo de 2018 poniendo en peligro la seguridad del mundo.

Corea del Norte

Corea del Norte también ha sido frontal y provocador en su trato hacia Trump y para septiembre de 2018, Kim Jon-un se refería a este como “mentalmente desquiciado”.

Trump por su parte amenazó con “destruir totalmente” a Corea del Norte en defensa de Estados Unidos o de sus aliados (entiéndase Corea del Sur y Japón).

China

China también ha puesto su cuota como aliado de Corea del Norte y además, en su carrera por desarrollar armas nucleares en la que compite con Rusia y obviamente, con Estados Unidos.

Para nuestro infortunio, les ha cuajado el proyecto de “arma hipersónica”, un dispositivo que, luego de ser probado exitosamente, (según los chinos), voló a 7.344 kilómetros por hora, léase bien, a 7.344 kilómetros por hora, algo que no podemos procesar en nuestra mente.

Eso es seis veces la velocidad del sonido, tanto así que podría darle la vuelta al  Ecuador (ojo, línea ecuatorial), en menos de dos horas.

Entonces, si todos estos personajes y sus respectivos gobiernos entran al jueguito de ¿quién es más poderoso?, estaríamos ad portas de una extinción masiva.

Razón de sobra para que Trump, ante tanta arrogancia, hoy se sienta intimidado y asustado por la respuesta de quienes se le están plantando de frente.

Contemos con que tanto ego se aplaque.