Salvadoreños emprenden nueva caravana hacia los Estados Unidos

Al menos 100 salvadoreños han dado inicio esta mañana a una nueva caravana con el objetivo de llegar a los Estados Unidos.

La migración hacia el país del norte no se detiene, la voluntad de los centroamericanos no ha podido ser quebrantada y contra todo pronóstico, insisten en alcanzar el sueño americano.

Salvadoreños empiezan su travesía

Decidieron salir hoy en la mañana ataviados de todas las provisiones que pudieron conseguir; acompañados de sus hijos en lo que se conoce como la quinta caravana que busca  oportunidades más allá de sus fronteras.

Su punto de encuentro fue la Plaza Salvador del Mundo y sin que nada ni nadie pueda detenerlos, pretenden hacer su primera conexión en Guatemala para, posteriormente llegar a México y encontrarse con los demás migrantes que esperan en la frontera por una oportunidad de entrada desde octubre del año pasado, cuando emprendieron su travesía hacia Estados Unidos.

La pobreza y la violencia los obliga a migrar

Las motivaciones siguen siendo las mismas, falta de oportunidades en sus países de origen, un desempleo atroz, la violencia en las calles que, resultado de la pobreza, deja muertos y heridos por doquier.

No la tienen fácil estas personas, aunque muchos organismos internacionales insisten en que la solución tampoco es irse hacia los Estados Unidos y menos con la fuerte negativa de Donald Trump de permitirles su ingreso pues las políticas migratorias son el argumento de peso para que los migrantes no puedan cumplir con las condiciones mínimas de acceso al  país.

Salvadoreños no tienen garantías para ingresar a Estados Unidos

En un post anterior de nuestra página explicábamos por qué estos migrantes no pueden acceder a asilo político, y es que la figura como tal no aplica ni les da sustento aunque es de conocimiento público que están pasando por unas condiciones de pobreza y violencia fuertes; para el gobierno de Estados Unidos no son justificaciones poderosas que les permitan ingresar bajo la modalidad de asilados.

Tampoco tienen un acuerdo binacional con Estados Unidos lo que dificulta más la posibilidad de, al menos ser tenidos en cuenta para esta figura de permanencia en el país.

El gobierno de Donald Trump resultó ser el menos favorecedor ante esta coyuntura, pues a diferencia de administraciones anteriores, ningún presidente  se había comportado de tal talante ante las políticas migratorias, ni le había metido el diente con tanto ahínco a la construcción de fronteras que aíslen por completo a Estados Unidos de esta problemática.

Gobierno de El Salvador se pronuncia

El personal de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, (PDDH) y la Dirección General de Migración y Extranjería, han procurado al menos, entregar información valiosa de albergues a los que estas personas pueden acudir a través de su viaje para ser ayudados.

Liduvina Magarín, Viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, también se ha pronunciado acerca de esta nueva caravana diciendo: “Nuestra labor es desalentar la migración y ofrecer las oportunidades que, como gobierno de El Salvador, estamos ofreciendo. Sin embargo, estas personas ya decidieron salir del país y no está de más advertirles que Estados Unidos no los dejará entrar”, fueron sus palabras una vez hizo presencia en la Plaza Salvador del Mundo en donde daría inicio la caravana.

Es cierto que con la llegada de estos nuevos migrantes la situación en la  frontera empeorará y no se sabe a la fecha de ningún caso exitoso en donde se le haya permitido el ingreso al país del norte a alguna de estas personas que desde octubre de 2018, emprendieron esta titánica travesía pues siguen aguardando en Tijuana a que ocurra un milagro.

Nunca antes la esperanza de alcanzar el sueño americano había tenido un sabor tan amargo.